Qué es proyecto sagitario?

Cursos de Iniciación a la astronomía.

Didáctica astronómica. Talleres de Ciencia.

Charlas, cursos, campamentos, observaciones grupales.

sábado, 21 de mayo de 2016

Ocultación Asteroidal Apollonia / TYC 5606 01023-1

Una ocultación en la niebla
Ocultación Asteroidal: Apollonia / TYC 5606 01023-1
Con Aldo Kleiman y Verónica Galarza


Imagen superior: Composición de Aldo Kleiman... ¡excelente! y gracias por compartirla.


El pasado miércoles 18 registramos la ocultación de la estrella de magnitud 9 TYC 5606 1023-1 por el asteroide Apollonia.
Para Aldo y nosotros, los responsables del Taller de Astronomía de Bigand, Santa fe, Argentina, fue la primera vez. Aldo contaba con experiencias compartidas con otros observadores rosarinos, pero el hecho de lograr un registro en forma autónoma entusiasma mucho.

Los equipos utilizados fueron el famoso Luz del Cielo, telescopio catadióptrico de 203mm de boca y 2000mm de focal, un reductor de focal 6.3 y una cámara CCD monocroma DSI I.

La pericia de Aldo permitió que encontráramos la estrella de marras en apenas unos minutos (piensen que la buscábamos a ciegas, pues el cielo estaba por completo nublado, solo translucían Marte -casi en oposición- Júpiter y la bella Luna). Sin embargo, la proeza construida por Meade en la noble China (los yankis ya no hacen ni fósforos en los Esteits, tal es su ignorancia política, ignorancia que nuestro actual gobierno reproduce, por desgracia), el Meadito, decía, nos permitió en todo momento ver un campo respetable de estrellas, y, sobre las 22 hora local, cuando la ocultación era inminente, ver dos estrellas al menos, las que aparecen en la imagen destacada.

Fue toda una aventura, con alegría final para nosotros, de la cual participaron mucha personas que ahora mismo voy a nombrar:

Carlos Colazo y Raúl Meliá, por haber venido a Bigand a dictar un curso sobre OA.
Aldo Kleiman, por amigo incondicional, por su capacidad absoluta (Aldo es médico destacado, cirujano innovador, matasanos íntegro que no cobra plus).
Vero Galarza, incondicional amiga y hermana con la cual erigimos nuestra iglesia astronómica local.
Laura Federico, por su infinita riqueza personal, por su gestión ante el Taller Comunal de Astronomía Esfera Celeste, de Mugueta.
Rodolfo Artola, por sus enseñanzas e informe final.
David Martino, por permitir el funcionamiento pleno del Taller de Astronomía Juan Carlos Galarza, de Bigand, Santa fe.


Los datos de los gráficos que siguen fueron realizados por Rodolfo Artola, del GAF, quien gentil prestó su saber y su tiempo para que esta nota exista. ¡Muchas gracias, amigo!





Las imágenes que siguen, tomadas antes del nublado total, muestran al asteroide en su loca carrera hacia la estrella.


 Aldo Kleiman sonríe pues estábamos exultantes ante la belleza de ver "apagarse" nuestra estrella tras el paso del pequeño asteroide Apollonia.


El cielo a través del cual observamos la ocultación asteroidal. Nublado, con halo lunar, una proeza de Luz del Cielo, el telescopio Schmidt-Cassegrain de 8 pulgares de cacerola, con perdón de la palabra.


15 23 14.7
-13 55 07
CAL-1

>>> 15 23 14.7  -13 55 07

 NUM       FECHA MPC    COMPARA    TYC 5606-01023-1
----  --------------  ---------  ------------------
0000  20160519.04173       8281      29283  8.62209  + 01.32254  01.89082  27773.24  08.67983  0405.16  0158.55  *C:\Documents and Settings\GAF\Mis documentos\Downloads\Apollonia-1-0010-0001.fts
0001  20160519.04175       7231      27375  8.54767  + 01.32243  02.29479  27765.05  08.53224  0403.33  0158.54  *C:\Documents and Settings\GAF\Mis documentos\Downloads\Apollonia-1-0010-0002.fts
0002  20160519.04178       7978      28960  8.59352  + 01.32226  01.86482  27755.71  08.63986  0402.03  0158.49  *C:\Documents and Settings\GAF\Mis documentos\Downloads\Apollonia-1-0010-0003.fts
0003  20160519.04180       7617      28083  8.57655  + 01.32214  01.44560  27711.69  08.59107  0400.24  0158.37  *C:\Documents and Settings\GAF\Mis documentos\Downloads\Apollonia-1-0010-0004.fts
0004  20160519.04183       8789      30939  8.62702  + 01.32197  01.78755  27673.26  08.74872  0399.36  0158.74  *C:\Documents and Settings\GAF\Mis documentos\Downloads\Apollonia-1-0010-0005.fts
0005  20160519.04186       8873      28449  8.72894  + 01.32180  01.93331  27672.80  08.75912  0398.71  0158.72  *C:\Documents and Settings\GAF\Mis documentos\Downloads\Apollonia-1-0010-0006.fts
0006  20160519.04188       9606      28975  8.79554  + 01.32169  01.99272  27692.91  08.84492  0396.79  0158.82  *C:\Documents and Settings\GAF\Mis documentos\Downloads\Apollonia-1-0010-0007.fts
0007  20160519.04190       6710      31577  8.31031  + 01.32157  01.59993  27675.76  08.45417  0396.30  0158.96  *C:\Documents and Settings\GAF\Mis documentos\Downloads\Apollonia-1-0010-0008.fts
0008  20160519.04193       7732      32616  8.42965  + 01.32140  01.85287  27671.74  08.60899  0395.77  0158.43  *C:\Documents and Settings\GAF\Mis documentos\Downloads\Apollonia-1-0010-0009.fts
0009  20160519.04195       7895      30339  8.53136  + 01.32129  02.61903  27733.90  08.62930  0394.31  0160.51  *C:\Documents and Settings\GAF\Mis documentos\Downloads\Apollonia-1-0010-0010.fts
0010  20160519.04197       7062      30106  8.41813  + 01.32117  01.68630  27745.27  08.50722  0392.29  0160.60  *C:\Documents and Settings\GAF\Mis documentos\Downloads\Apollonia-1-0010-0011.fts
0011  20160519.04200       6092      26884  8.38043  + 01.32100  01.52880  27800.20  08.34387  0391.38  0160.50  *C:\Documents and Settings\GAF\Mis documentos\Downloads\Apollonia-1-0010-0012.fts
0012  20160519.04202       8314      25584  8.77375  + 01.32089  02.00200  27830.70  08.68192  0390.56  0161.13  *C:\Documents and Settings\GAF\Mis documentos\Downloads\Apollonia-1-0010-0013.fts
0013  20160519.04204       7203      27955  8.52057  + 01.32077  01.37679  27868.80  08.52394  0388.26  0160.99  *C:\Documents and Settings\GAF\Mis documentos\Downloads\Apollonia-1-0010-0014.fts
0014  20160519.04207       6400      22352  8.63564  + 01.32060  02.51649  27929.12  08.39263  0387.13  0162.15  *C:\Documents and Settings\GAF\Mis documentos\Downloads\Apollonia-1-0010-0015.fts
0015  20160519.04209       5434      25327  8.32082  + 01.32049  01.27908  27965.20  08.21272  0384.52  0162.29  *C:\Documents and Settings\GAF\Mis documentos\Downloads\Apollonia-1-0010-0016.fts
0016  20160519.04212       6158      23606  8.53404  + 01.32032  01.61206  27942.77  08.35004  0383.61  0162.45  *C:\Documents and Settings\GAF\Mis documentos\Downloads\Apollonia-1-0010-0017.fts
0017  20160519.04215       6891      25587  8.56882  + 01.32015  01.72706  27911.37  08.47396  0382.57  0162.66  *C:\Documents and Settings\GAF\Mis documentos\Downloads\Apollonia-1-0010-0018.fts
0018  20160519.04217       7635      28212  8.57413  + 01.32003  02.61422  27858.84  08.58787  0380.07  0164.55  *C:\Documents and Settings\GAF\Mis documentos\Downloads\Apollonia-1-0010-0019.fts
0019  20160519.04219       7035      27033  8.53141  + 01.31992  01.75616  27883.65  08.49761  0378.09  0164.76  *C:\Documents and Settings\GAF\Mis documentos\Downloads\Apollonia-1-0010-0020.fts
0020  20160519.04222       8687      27211  8.75436  + 01.31975  02.12858  27885.38  08.72765  0375.38  0164.33  *C:\Documents and Settings\GAF\Mis documentos\Downloads\Apollonia-1-0010-0021.fts
0021  20160519.04224       8325      28845  8.64431  + 01.31964  01.80437  27869.56  08.68184  0374.27  0164.16  *C:\Documents and Settings\GAF\Mis documentos\Downloads\Apollonia-1-0010-0022.fts
0022  20160519.04226       5802      29143  8.23920  + 01.31952  01.71484  27856.09  08.28847  0373.07  0164.59  *C:\Documents and Settings\GAF\Mis documentos\Downloads\Apollonia-1-0010-0023.fts
0023  20160519.04229       7379      31016  8.43355  + 01.31935  01.36733  27799.30  08.55300  0371.23  0164.33  *C:\Documents and Settings\GAF\Mis documentos\Downloads\Apollonia-1-0010-0024.fts
0024  20160519.04231       8033      34715  8.40327  + 01.31924  01.63896  27778.06  08.64647  0370.38  0164.57  *C:\Documents and Settings\GAF\Mis documentos\Downloads\Apollonia-1-0010-0025.fts
0025  20160519.04233       7561      31949  8.42779  + 01.31913  01.51297  27740.84  08.58187  0370.20  0166.24  *C:\Documents and Settings\GAF\Mis documentos\Downloads\Apollonia-1-0010-0026.fts
0026  20160519.04236       9017      34305  8.54230  + 01.31896  01.81715  27720.08  08.77482  0369.30  0164.61  *C:\Documents and Settings\GAF\Mis documentos\Downloads\Apollonia-1-0010-0027.fts
0027  20160519.04238       8384      19016  9.10656  + 01.31884  01.55323  27701.10  08.69616  0367.72  0166.38  *C:\Documents and Settings\GAF\Mis documentos\Downloads\Apollonia-1-0010-0028.fts
0028  20160519.04240      11678        941 12.74757  + 01.31873  02.09040  27643.79  09.05994  0365.07  0166.01  *C:\Documents and Settings\GAF\Mis documentos\Downloads\Apollonia-1-0010-0029.fts
0029  20160519.04244       8003          1 19.80497  + 01.31850  01.52356  27684.16  08.64609  0364.25  0166.81  *C:\Documents and Settings\GAF\Mis documentos\Downloads\Apollonia-1-0010-0030.fts
0030  20160519.04246       9536      15359  9.48002  + 01.31839  01.76156  27725.15  08.83567  0364.54  0168.18  *C:\Documents and Settings\GAF\Mis documentos\Downloads\Apollonia-1-0010-0031.fts
0031  20160519.04248       7161      32424  8.35240  + 01.31828  01.33573  27711.17  08.52374  0362.02  0168.33  *C:\Documents and Settings\GAF\Mis documentos\Downloads\Apollonia-1-0010-0032.fts
0032  20160519.04251       8846      32631  8.57599  + 01.31811  02.53469  27725.17  08.75373  0359.27  0168.93  *C:\Documents and Settings\GAF\Mis documentos\Downloads\Apollonia-1-0010-0033.fts
0033  20160519.04253       9594      31316  8.70942  + 01.31799  02.02034  27699.15  08.84331  0357.57  0168.60  *C:\Documents and Settings\GAF\Mis documentos\Downloads\Apollonia-1-0010-0034.fts
0034  20160519.04255       6451      30767  8.29571  + 01.31788  01.20843  27722.99  08.40937  0356.29  0168.82  *C:\Documents and Settings\GAF\Mis documentos\Downloads\Apollonia-1-0010-0035.fts
0035  20160519.04258       9617      32579  8.66890  + 01.31771  01.90461  27724.44  08.84492  0356.10  0168.89  *C:\Documents and Settings\GAF\Mis documentos\Downloads\Apollonia-1-0010-0036.fts
0036  20160519.04260       8854      33757  8.53996  + 01.31760  01.55498  27687.05  08.75622  0354.38  0170.37  *C:\Documents and Settings\GAF\Mis documentos\Downloads\Apollonia-1-0010-0037.fts
0037  20160519.04262       9134      29782  8.71061  + 01.31749  01.79426  27659.27  08.79128  0352.41  0170.68  *C:\Documents and Settings\GAF\Mis documentos\Downloads\Apollonia-1-0010-0038.fts
0038  20160519.04264       9318      31163  8.68292  + 01.31737  01.73521  27637.56  08.81389  0350.57  0170.56  *C:\Documents and Settings\GAF\Mis documentos\Downloads\Apollonia-1-0010-0039.fts
0039  20160519.04267       8700      31314  8.60278  + 01.31720  01.83199  27616.62  08.73985  0349.14  0172.55  *C:\Documents and Settings\GAF\Mis documentos\Downloads\Apollonia-1-0010-0040.fts

0040  20160519.04269       8476      31862  8.55539  + 01.31709  02.46799  27621.14  08.71122  0347.48  0172.84  *C:\Documents and Settings\GAF\Mis documentos\Downloads\Apollonia-1-0010-0041.fts

viernes, 20 de mayo de 2016

Una fuerza de gravedad que te pega al piso... Escuela San Martín, Casilda.

"Una fuerza de gravedad que te pega al piso y hace que no te des cuenta de cómo se mueve la Tierra..." 
Respuesta de Milena, alumna de 4to grado; la pregunta: ¿Por qué no advertimos el movimiento de la Tierra?

Cierre y Socialización del eje Astronomía, eje del recorrido de Jornada Ampliada, en la Escuela San Martín, de Casilda.

La Provincia de Santa fe hace tiempo es ejemplo en Argentina, en varios aspectos: Salud, Cultura, Educación. En este marco, la experiencia Jornada Ampliada es un logro rotundo de los docentes implicados, convocados por el Ministerio de Educación provincial, donde los alumnos muestran lo mejor de sí y aprenden de un modo no tradicional. Aprenden cómo aprenden los demás seres (los gatos, por ejemplo, y lejos de ser desmedro es acierto), como debiera de aprender toda persona: jugando, investigando, en grupo, jamás en soledad o en competencia.

Al respecto de la competencia y la pérfida bandera blandida por el PRO: la Meritocracia: nada más ajeno a la evolución humana hay que el mérito, el logro personal. El hombre como especie solo es tal en tanto que grupo, clan, o tribu. Un hombre solo nada puede sobre el mundo y de hecho, esta cultura capitalista nos lleva hacia graves problemas sociales.

La Escuela Sn Martín es una de las mejores escuelas de Casilda, muy por delante de "las escuelas" de la ciudad. Sus alumnos son educados, competentes y amables de un modo natural, sincero. Me han respondido preguntas que otros colegios jamás han sabido contestar.

Pasé una jornada magnífica charlando sobre el día solar, la historia de su mensura, los relojes de sol y otros varios temas de interés de los chicos.
Gracias por invitarme, seño Yanina.






lunes, 9 de mayo de 2016

Tránsito de Mercurio, Escuela Carlos Casado

Tránsito de Mercurio 09 05 2016
Observación con la Escuela Carlos Casado
de Casilda, Santa fe.
Imágenes de: Robert Spellman, Andreas Rausch, Andreas Murner.


















martes, 3 de mayo de 2016

Zanjar el destino

Zanjar el destino.
Ficciones sobre el viaje a Chivilcoy III


El sábado treinta amanecí a las seis y pico. Desde el hotel, mi ventana daba al este de la ciudad. El cielo fulgía azul, allí, un azul puro y frío que me congració con las artes. Una vez me dijeron que tal tinte se da cuando la proporción de ozono es tal y cual. Me lo dijeron en Merlo, ciudad turística, no es que me lo tome a pie puntilla pero desde entonces sé que es indicio de buen seening o buena condición para observación astronómica. La cuestión es que pocas veces he visto un azul tan puro desde una ciudad. Amigo que gustas del cielo, amante de las pálidas luces, ésta bien puede ser tu ciudad.

Tanto remolonear, al fin me levanté a las ocho. En el bar estaban Diego Bagú, Augusto Milano y Daniel Della Valle. Hablaban sobre la educación argentina, acerca de sus fortalezas y urgencias actuales. Pedí un mate cocido, manifesté disgusto ante una propuesta de limitar el ingreso a las facultades y, cuando íbamos a seguir argumentando nos sorprendió un señor que aparentaba sesenta años, seguro de sí, alto y vestido de sport, ralo el pelo gris y lavados los ojos, quién, sin más preámbulos y de un solo saque, nos soltó: Sólo hay una cosa que me hace llorar y es el estado de la educación Argentina; soy graduado en Medicina en la UBA, pero de cuando esta no creaba personas como Kicilof; de joven fui a estudiar a los Estados Unidos; soy solo, no tengo hijos, tengo setenta años y vivo ahora en un pueblito perdido de la Pampa, no más de cuatrocientas almas; la puerta de atrás de mi casa quedó sin llave y sé que nada me faltará; fíjense que en mi pueblo, los granjeros dejan las Amaroks en marcha, afuera de la Comuna, cuando pasan por algún trámite…. Añadió aún: Siempre les digo a los jóvenes de mí pueblo, Muchachos, estudien y no se dejen llevar por las mentiras de C y L B… 

Bajé la cabeza y hundí la nariz en el mate cocido. Augusto lo miraba a la cara; no vi qué hizo Daniel; Diego destacó: ¡Setenta años, qué bien los lleva! Con lo cual la charla, gracias a esa inteligencia, derivó por el lado de lo longevo y no de lo ... que el tipo es.

Al rato de escuchar su monserga, le pregunté, En qué pueblo vive, Señor; Abramo, me dijo y aclaró: Abramos pero sin ese. Y en realidad es Abramo por Fernando Abramo, un civil extranjero que acompañó a San Martín a guerrear sobre Chile y Perú; herido varias veces, fue condecorado y acabó sus días como capitán mayor del ejército Argentino. Espero que no limpiando de indios la pampa… Antes de irse, el tipo acotó, Voy al cumpleaños de mi madre, a Campana…

Después de semejante desayuno nos fuimos picando al CUCh, a escuchar la charla de la doctora Andrea Sánchez Saldías, la astrónoma y pedagoga oriental que tuvo el privilegio de organizar los contenidos de la currícula albiceleste, la cual incluye astronomía en ambos ciclos -inicial y secundario. La exposición me gustó mucho, aprendí con cada frase algo valioso y sé ahora que Uruguay nos lleva esa ventaja en educación. Creo absolutamente que la astronomía es una herramienta impar para educar.

Después de la doctora Andrea fue el turno de Musso. Sebastián expuso sobre cómo enseña astronomía a los no videntes, pero perdí media charla por dar una mano a Armando, quien debía finiquitar trámites en diversos puntos de la ciudad y andaba de a pié. Mientras lo esperaba a una cuadra del correo, aproveché para cargar el tanque en una Eso. Todos los coches se repantigaban tras dos surtidores y un tercero yacía libre. Allí aparqué y cuando llegó el empleado, dijo,

Mire, señor, que esa es la cara…

Plata es lo que sobra, amigo, ¡llénalo, nomás!

Así me gusta, dijo y nos reímos los dos. Cuando fui a abonarle - cuatrocientos- sin darme cuenta le di de más. El tipo contó siete Rocas y me dijo, Pero… a lo que yo,

¡¡¡Viste, plata es lo que sobra!!!

A mi regreso comenzó la puesta de Diego Bagú, director del planetario de UNLP. Un capo el tipo. Habló sin una cifra y con mucha palabra de la gente, siempre sonriendo, siempre feliz de contar lo que hace con amor.

Cuando en tren de divulgar se habla con palabras de libros, en realidad tropezamos con el mismo escollo que algunos profesionales que no le llegan a la gente ni que se tiren en paracaídas sobre la tribuna del Maracaná, en plena final. Tomo por caso la corrección Tycho por taico. ¿Cuántos aficionados sabrán que Taico es en realidad Tycho? Recuerdo cuando cursaba filosofía, en segundo año de literatura me sabía la obra completa de Descartes y sin embargo el profe insistía en cada clase con el pensamiento de un tal Degaar. Tanto rompía las ... con ese tío que un día alcé la mano y dije, Profe, ¿Quién es degar? Y el tipo, atónito y delante de la clase: Degar es Descartes, Galarza… ¡Joder! me perdí medio año con esa dualidad, más compleja para mí que la de las ondas que son partículas, o de las partículas que son funciones, o de la energía que es masa, y podría seguir. 
La cosa fue que don Diego sonrió con cada frase mientras contó cómo se las ingenian para darle vida al planetario, fue su sencillez no desprovista de idoneidad fue lo que más me gustó.


La vida del astrónomo aficionado es imprevisible. Hace cosa de un año acudí a una juntada organizada por Claudio Martínez en San Antonio de Areco. Quería conocer a un par de gentes y de yapa me traje un amigo de lo mejor: Ignacio,  quien está casado con Rosana, oriunda de Chivilcoy. Precisamente, ambos acababan de arribar en vuelo chárter y un sms me invitaba a que almorzáramos juntos en casa de su suegra, Telva, de noventa y dos añitos, aunque confiesa veintinueve. Avisé a Armando que esta vez le fallaba a Oliva y me zampé para la calle Salta.

Amigos, amigas, hasta ahora solo hablé bondades de esta bella ciudad, más, aprenderte el orden de sus calles es apenas más sencillo que dominar la relatividad general, pero mucho más complejo que saberse la especial, teoría de salón que he explicado hasta a las vendedoras de artesanías al pie del trópico, en Huacalera, Jujuy. Que por algo le llevó a Einstein catorce años llegar a aquella aun teniendo esta. Por ello, en Chivilcoy los viejos no padecen amnesia, y al que se le ocurre padecerla duerme en las calles, o es hallado después de batidas organizadas por los vecinos, similares a esas que vemos en pelis yanquis cada vez que un serial killer ha hecho desaparecer  a alguien en el bosque. Créanme, Una misma arteria puede llamarse ora Jaimito, Pedrito y Luisito ¡en un tramo de diez cuadras! Si a veces pienso que la afición astronómica a toda esa gente le nace por vivir en un ejido asentado sobre la teoría de cuerdas, donde, es sabido, asegún como vibre una calle esta se llama mesón, fotón o bocón.

¡Santa madre! Ante tal intríngulis, vi una joven y le solté: ¿La calle Salta…?

Apenas veinte minutos después estaba frente a la casa. Me abrió Ignacio y nos dimos un abrazo. El tipo es de ley y había cortado queso y salame: ingredientes, se le decía. La Señora Telva me recibió de pie, tomada de su bastón, me ofreció su mano firme. Le di un beso y me dijo, Se tuvo que agachar un montón. En la mesa, pedí sentarme a su lado aunque había un plato vacío allí. Pronto llegó Yamil, en efecto, sobrina de la Reyna de casa. Hablamos de teatro –Yamil enseña actuación- de la obra La isla Desierta, del gigante Arlt, en su puesta para ciegos. Hablamos de Borges y de Sábato, de sus tardíos deslices sociales, de sus tempranos aciertos literarios. Recalcó Ignacio -y hube de darle razón- que Uno y el Universo es uno de los mejores libros del físico devenido moralista, y contó luego sobre Borges, el modo en que, con los años, modificó su poemario para librarlo de toda alusión afín a las masas. En fin, hablamos de todo lo que hace feliz a hombres que no miran tv: los amigos, las mujeres, los hijos y nietos, el rico vino, y sobre un pollo al horno que mamita mía, casi me rinde y me quedo sentado hasta las siete ahí, deleitado con los pimientos asados, y los muslos tiernos, y las papas… Ay, se me hizo agua la boca.

En un momento tomé la botella y ofrecí escanciar a Telva, quien galante sonrió al declinar; serví entonces a Rosana y luego a Yamil y, entonces, la mujer más bella y más joven del mundo, dijo, Bueno, por favor servime, le serví y dijo, 

No iba a tomar, pero me dio celo que les sirvieras a ellas…

A las dos nos fuimos para el parque, con Ignacio. Y Rosana llegó después.



En la primera nota de este viaje dije que al fin me han pagado tanto esfuerzo, tanto andar los cielos de dios con un refra a cuestas (o cuatro), tanto montar el circo de teles en cualquier plaza o patio de escuela. La historia que sigue es veraz y no forma parte de ficción alguna, como no sea la de nuestras vidas, vistas a través del cristal del tiempo por un espectador superior.

Todo comenzó hace un año. Armando había invitado a otro de sus constantes denuedos en pos de difundir astronomía. Me tocó dar una charla a unos pibes, se entusiasmaron en especial dos, al punto que el resto de días no nos abandonaban ni para mear, y uno podía verlos mirar Orión con las piernas como el ADN de tanto aguantarse, los pobres; de seguro ignoraban que ese guerrero había sido concebido con una displicente meada de su padre, y de ahí su nombre. Uno de estos pibes es Santino. El pasado año le presté mi telescopio y le enseñé a buscar estrellas y a seguirlas. Antes de irme le dije, Santino, si querés aprender y mejorar rápido, tenés que llevar un registro de tus observaciones, tenés que acostumbrarte a dibujar todo lo que observes, así tu mente irá aprendiendo de los dibujos y cada vez interpretará mejor aquello que vea. Bien, me fui. Allí quedó él, con su futuro delante, y yo ni sé qué hice, tanto divulgar por el país y la provincia. Este año volví, y la primer noche lo encontré, como antes dije. Y él me dijo, sabe, le hice caso. En qué, pregunté. En llevar un registro, dijo y le pedí sus dibujos, los cuales ahora me ponía enfrente.

Di entonces con mi pago. Santino puso ante mis ojos el diario más detallado, completo y maravilloso que uno pueda imaginar. Se compró una agenda del año, y cada día dice, hoy leí esto y hoy aquello, anoche observé esto y hoy lo otro, y, por ahí, hoy no observé porque estaba nublado, y así hojas y hojas sin solución de continuidad. Comencé a pasarlas y me maravilló la luna con su Taico tan nítido como mi telescopio de 300 milímetros en un saguán. El cráter más bello de la Luna borroneado con una goma filosa.

Le dije, esto es…
Sí, me dijo, miré un video para aprender a difuminar.

En fin, la obra de un artista, la de un astrónomo consumado a los doce años de su edad. Cuando vi el Júpiter del jueves casi lloro, era la mismísima imagen que había visto por mi querido Luz del Cielo, el LX90 de 8 pulgares. Allí estaba el coloso y allí sus cuatro lunas, en el perfecto sitio en que las había visto.

Santino tiene garantizado su futuro. Como lo tendrían todos los niños de este país si hubiera menos médicos educados en los EEUU estacionando Amaroks frente a las comunas locales. Pero al menos él ha zanjado su dilema, será un científico, será un hombre aplicado. No dudo que será feliz, y con él los seres que le traten.

Porque la felicidad verdadera es eso, ver felices a las personas queridas.

Sergio Galarza

III jornadas astronomía y escuela. Chivilcoy. 2016

lunes, 2 de mayo de 2016

Lo Cálido y lo Rojo, disquisiciones plásticas sobre una onda

Lo Cálido y lo Rojo, disquisiciones plásticas sobre una onda.

Ficción sobre viaje a Chivilcoy II

                El viernes 29 terminé de guardar el proyector en la escuela José León Suárez y algo demoré en mover a Quéchatitache, ya que mamis y papis esperaban a sus hijos e hijas sobre sus motos, detenidos en plena calle. La imagen me gustó; en mi querida Rosario los papis y mamis de clase media ofuscan las calles céntricas sobre sus cachivaches importados, mientras sus cómodos Holgazanes arrastran sus carteras, desabrochados los cuellos de las camisas, y uno espera callado porque esos son los hombres y mujeres que mueven la sociedad. ¿Ha visto usted cómo calla el vulgo cuando el que ofende es de clase media o alta, y en cambio reacciona con crudeza si el molesto es de clase media baja? Estos pensamientos me llevaron a concentrarme en los buenos momentos vividos hasta ahora, en las preguntas de los chicos, en la frescura de las docentes, y cuando me quise acordar la calle estaba libre. Giré en redondo y retomé la avenida. Una mujer bellísima partía sobre una moto, la vi a través de la ventanilla, iba hacia el norte con dos purretes en ristre sobre una moto del color de su cabello. La boca sensual, largo el pelo y suelto, nuestros ojos se cruzaron un segundo pero quedó atrás enseguida; apenas retomo su apariencia en estas líneas. La belleza siempre me toca el alma, ha de ser alguna deformación profesional, tanto admirar objetos y formas en la noche.

Aparqué frente a Oliva y cuando entré, todos estaban allí. Armando lamentaba no sé qué injusticia y me dijo, Cómo te fue, Perfecto le dije, Esos chicos se portaron de diez y pudimos hacer de todo. Estoy muy contento, le dije y él, Bueno, me alegrás el día. Organizar un encuentro es un garrón, siempre, y los que se precian de no haberlo sufrido, mienten. Uno planea siempre lo mejor, lo sublime, y los inconvenientes acechan en especial a los inquietos de corazón. Diego Bagú, capo entre los capos, acotó, Uno siempre quiere lo mejor, Cuando me sacaba un diez, y llegaba contento a casa, mi padre me decía, ¿Y qué otra nota esperabas sacar? Pobre Diego, y qué bueno el interés del padre. Tal vez por ello este joven director del Planetario de La Plata logró una beca para especializarse en Alemania. Por suerte ahora aporta a nuestra cultura con idoneidad y pasión. Almorcé un pollo exquisito con puré de zapallo, bebí agua, nomás porque a las 13,30 horas debía ofrecer charla en el Parque Cielos del Sur. 

Antes del postre escuché a Claudio decir a Armando, te traje el filtro, ¿76 mm? preguntó Armando, Uy, no, 70mm, verificó el proveedor. Frustrada la operación, le dije a Martínez, 
Che, ¿cuánto vale? te lo compro, tengo un 70 sin filtro 
(Lumbricita, se llama el refra 70/900, porque lo compré poco después de haber adquirido el monstruoso Lumbre Pura, el Hokenn de 203mm de cacerola, con perdón de la palabra). Martínez me miró sonriente y espetó, 
¿Precio? ¿Para vos? ¿O para él? Y miró a Armando que se iba ya pensando en miles de cosas distintas. 
Miré a Armando, traté de imaginar qué diferencias podría haber entre él y yo: Armando es algo más bajo, me dije; mucho más inteligente; mucho más centrado; no sé qué más. 
Miré a Claudio Martínez sentado delante de mí; él miraba su comida. Pensé, pues, decir, No hay problema, viejo, puedo comprarlo en Casilda, pero esas inconsistencias no conducen a nada. Embuché un par de bocados más y me dijo, 
Che, ¿Cuántos teles tenés? 
Pensé, bueno, todo bien, ya retoma el diálogo, 
Ocho, dije, por eso necesito varios filtros para el 9 de mayo. 
El 9 de mayo el disco negro de Mercurio será visible sobre el limbo solar, tal evento se denomina tránsito y en una época tuvo algún sentido, para intentar medir la distancia T-S. El primer científico en observar un tránsito de Mercurio fue Gassendi, en 1631. Hoy se emplean otros métodos para acotar tal distancia y el tránsito solo es anécdota. Anécdota que sin embargo nos motiva, tanto como para organizar observaciones y talleres en diversas escuelas de Santa fe. 
En definitiva, don Claudio me vendió el filtro por 300 chirolas y el mismo ya suma al potencial observacional de los planes de Proyecto Sagitario y Ojo con el Telescopio.

A las 1330 estábamos en el Parque y hasta allí se llegó Félix con un quinto año, el cuál fue fisionado para que dos talleres obren en simultáneo: Sol a Mente y Yo estoy derecho, al revés estás vos, dictado por Vanesa Olivera y Moni Manceñido, las docentes de Grupo Choiols. 
Estos dos talleres fueron interesantes, es duro hablar en el frío de un sol que apenas se muestra entre nubes espesas, con jóvenes de 16 y 17 años, pero se hace, se entusiasman de a poco y participan, hacia el final ya no se quieren ir y te hacen un toco de preguntas. Tantas que a las 15 30 salía a las corridas hacia la conocida escuela secundaria Néstor Kirchner.

Estuve en el colegio NK el año pasado, asistimos con Alan Plomer y el taller fue magnífico. Antes de ir allá alguno dijo, uf, bravo allá… Tranqui, les dije, conozco, son gente de lo mejor. Recuerdo que en nota del pasado año hablé de los cientos de colegios creados entre los años 2003 y 2015, y de lo importante que es memorar a uno de los presidentes más fructíferos que haya tenido país alguno. Cuando difundí ese post, muchos foreros me increparon con vehemencia. Nunca comprenderá mi corazón por qué el que gana dos pesos más que lo necesario para vivir muda su genio y comienza a odiar al pobre, sobre todo si algún gobierno le da algo a ese pobre. Mi mente sí comprende: el egoísmo, la necedad, la estolidez de estas gentes amargas, pero no mi corazón, mi corazón nunca entenderá el mal que envenena el alma de los hombres.

Llegué a la escuela NK y me recibió sonriente su vice, le dije que podía armar el proyector para dar una charla, me pidió que mostrara el sol a los pibes de cuarto año, si despeja, le dije, está cubierto por completo, por favor, me dijo, que miren el sol, le dije, charlaremos en el patio y si abre el cielo allí lo verán. Se acercó la docente con sus chicos, unos 12 adolescentes hermosos y desenfadados que decían a cada rato, señora, señor, cuando a los adultos nos hablaban. Si algo distingue a los alumnos de zonas menos favorecidas de los chicos de los colegios privados es su disposición para el trabajo, su avidez por saber, y su calidez. Mis experiencias comunes han transcurrido dentro de claustros. En los colegios de barrio, en los arrabales, con la gente que despreciaba un Borges o un Sábato (ni vale que mencione a una Sarlo, que no existe, o a un infeliz como Aguinis, que sólo escribió La Gesta del Marrano y lo demás es basura) siempre he trabajado de lo mejor, y he hablado de todo, con atención del auditorio, con sus chistes y alegrías, con sus vivezas y salidas de adolescente. Comenzamos la charla hablando del sol pero enseguida hablamos de la energía, de cómo esta se transmite por el espacio y para mostrarlo recurrí al viejo truco del caño que cae, es decir, les pedí que se agacharan y que pusieran su palma sobre el piso. Allí tomé un caño que por ahí había y lo dejé caer desde una altura de unos diez centímetros (Al leer a Zandanel aprendés de todo, entre ello que ese caño, cayendo desde esos 0,1 metros de altura, impacta con una energía equivalente a 4 Julios. Bueno, esto lo sé ahora, que estoy escribiendo y leyendo en casa, enfermo de la garganta. Durante la charla no lo sabía y es una pena). El caño golpeó con esa fuerza el piso del patio y todos pudimos constatar cómo su energía se disipaba hacia los confines del mundo, o del patio, bah, por medio de ondas, es decir, vibraciones que reconoció la mano. La docente llegó poco después y también hubo de comprobarlo. A partir de entonces se quedó hasta que su hora hubo finalizado, observó el sol y me permitió meter la pata, como siempre hago. En un momento de la charla dije: Quiero dejar bien en claro algo que de seguro no saben pues los docentes de plástica enseñan siempre algo que es falso. Todos echaron a reír, la docente se puso lívida y no me cacheteó porque era muy educada.

 ¡Qué!, dijo, ¿qué dice usted? ¡Soy docente de plástica!

Traté de contener su enojo y dije, Es que todos los alumnos creen que el color rojo es cálido y por ello caliente, y que el color azul es frío y por ello que transmite poca energía, cuando la verdad es la opuesta; para la física el color rojo es el menos energético y el azul lo bravo. Más como la docente aún gesticulaba y prometía acordarse de mí toda su vida, y no con rosas y pétalos sino con espinas y hormigas. Fue entonces que dije, claro sí, usted dice bien, pero hay que aclarar que lo que la plástica interpreta de los colores tan solo es algo subjetivo, la impresión que tales frecuencias causan en el intelecto o alma humana, mientras que la ciencia los interpreta de un modo objetivo y sabe porque ha experimentado y comprobado que las ondas electromagnéticas que identificamos con el azul son bien capaces de cortar metal, tal la energía transportada, y que al pálido rojo apenas lo usamos para manducarnos un buen asado. En fin, del ridículo no se vuelve y mi torpeza allí me había llevado. Mi madre solía decir, Tiene razón, señor, pero marche preso. 
A nuestro alrededor los chicos y chicas reían y decían ala profe, Señora, no nos mienta más, por favor, jajajajajajaja.

Mis charlas suelen durar lo que la gente quiere. Lo material es cosa que apenas me roza, aunque quiero pensarme como un científico, y por ello si ya no tengo compromisos me da lo mismo charlar una hora que cinco, como muchas veces he hecho en los cuatro cardinales de país, de Chubut a Jujuy, del Río Uruguay a la Cordillera de los Andes, en Mendoza. Los chicos seguían ávidos de saber y de ver el sol, el cual fuimos pispiando de a ratos, en los espacios en que las negras nubes mostraban un abra, y cuando la hora acabó sonó el recreo. O al revés…

Tocó en recreo en la NK y ni un pibe se movió, lo peor que hicieron fue pedirme permiso para fumar, cosa que negué y nadie insistió. Al contrario, muchos chicos y chicas de otros cursos se arrimaron a observar el sol o  escuchar el tema del momento. Hablamos de cómo un rayo ultravioleta puede causar cáncer en las células de la piel humana y en un instante la nueva docente estaba con todos en el patio, Inés, titular de Informática. Inés es persona atildada y elegante, respetuosa, que participó con interés de toda la hora próxima. Como los temas variaban y por allí complejizaban pedí una pizarra móvil. No hay tal, aún, pero el vice me trajo un pedazo de Durlok cortado y unas tizas de colores. Dije a los alumnos, esta pizarra es mía, la compré en Miami en apenas 800 USS. Todos rieron y continuamos la exposición, esta vez el modo en que el sol genera su energía, es decir, la fusión nuclear. Híjole, para explicar la cadena protón-protón hay dos caminos, uno es el verdadero y el otro es el útil, el que uso casi siempre.

Justo ayer leí un comentario de Richard Feinman; dice algo así: Traté de bajar los conceptos de tal y tal cuestión de la EQD a una clase de novatos del Caltech; no pude hacerlo; esto indica que no conocemos lo suficiente el tema. Bien, no sé si conozco lo suficiente temas de física solar, pero puedo bajar el origen de la energía a una clase de 4to año sin mentir, casi, y transmitiendo sus conceptos fundamentales. Si los alumnos se interesan lo aprenderán como corresponde muy poco tiempo adelante. Si no, al menos tendrán una idea y no pasarán de ignorantes en el futuro, cuando se mencionen la luz y el calor que nos llega del sol. La clase terminó a las 1730 horas porque los chicos se retiraban del cole. Afuera estaba mi chata; cargué las cosas y, sin voz, sin fuerzas ya, me fuí al Hotel Petit.

Es increíble el cuerpo humano, cómo responde a las inclemencias de la razón. Mientras debía hablar, tenía voz. Apenas terminaban las charlas, mi garganta ardía con crudeza y la voz no me salía. Me duché, mucho tiempo, caliente el agua sobre la cabeza y la espalda. Me acosté. A las 9 pm me llamó Armando, que me esperaban en Oliva para cenar.

Esta vez acometí con fuerza, apenas entré y llegué a la mesa dije, Armando, me siento cerca de ti porque hoy beberé vino. De modo que me senté a la derecha de Armando, al lado de Musso, a la izquierda de Andrea, a una silla de Diego y a dos de Alejandro Olás, el tigre del norte. Entre los tres varones nos bajamos dos tempranillos. Cené un matambre a la piza con papas españolas que aún extraño y memoro, más incluso que al cabello de la mujer en la moto.

La charla de la cena fue dura, valiente, crítica sobre el propio trabajo y las expectativas. Admiro a los espíritus concretos, aunque el mío es bien disoluto. Adscribo en broma a lo que inmortalizó Groucho: Si mis principios no le gustan… ¡tengo otros! Jajaja. Justo ayer vi una película argentina buenísima, allí se cuenta: En la selva formoseña encontraron a un hombre de 140 años, fueron a entrevistarlo, le dijeron, Cómo hizo usted para llegar a esta edad tan lúcido, Muy sencillo, dijo el anciano, Nunca contradije a nadie, siempre estuve de acuerdo con todos, con todos, señor… El periodista, algo indignado, le espetó, ¡Pero, eso es imposible! Tiene razón, dijo el viejo.

Para distender la charla meché la anécdota de la profe de plástica; Armando encontró otro motivo para sus grandes esfuerzos. En la otra punta de la mesa dialogaban las chicas más jóvenes con los muchachos de cervezas solas tomar. Esa imagen me cercioró en que uno nunca debe inmiscuirse en charlas ajenas. Claudio no estaba, se había ido temprano. Al final de la noche fuimos con Ale a tomar un café al bingo. Las señoras sentadas a las tragamonedas, los señores dando vueltas, las lamparitas chillonas, el humo en la ropa. Hablamos con Ale de pasadas glorias y a las doce estaba en la cama. Miré una buena hora El Especialista, con el insoportable Stallone y la bellísima Sharon Stone. Me dormí a las dos, después de sufrir mi resfrío como un estoico.


Continuará.

domingo, 1 de mayo de 2016

Dos Olivos y un par de tipos sin trabajo.

Dos Olivos y un par de tipos sin trabajo.
Ficción sobre mi viaje a Chivilcoy

Viajar en busca de nuevos cielos debe de ser uno de los mejores regalos que una vida pueda darte… pero hay uno mayor: viajar en pos de los amigos que nos aguardan y esperan para compartir esos mismos nuevos cielos.

Es la tercera vez que viajo a Chivilcoy a encontrarme con su gente. Ya hay notas sobre esa ciudad en mi blog. Chivilcoy en abril es un pañuelo que uno ama a primera vista: no tiene edificios, casi; no contamina su cielo; posee amplias calles y más amplias copas de árboles de oro que jalonan sus veredas; posee un parque astronómico original y bello, inteligente, creado por su mentor, el profe Armando Zandanel; y posee al resto de su gente, en especial sus niños y niñas, estudiantes de tres niveles que en sendos viajes he podido conocer, escuchar, disfrutar.

Llegué el jueves 28, tarde por complicaciones terrestres pero a tiempo a Cielos del Sur para armar el telescopio Luz de Cielo, el fabuloso Meade LX90 de 203 morlacos de apertura. Apenas pisé el parque me abrazó Armando, quien estaba preocupado pues debía haber llegado yo un par de horas antes, a la inauguración formal del evento: las III Jornadas de Astronomía y educación. Saludé enseguida a amigos y conocidos de otros viajes, entre ellos a Alejandro Olás, de Tucumán, quién estaba montando un temible refra SW ED de 80 milímetros sobre una preciosa LDX75. Alejandro divulga astronomía allí donde pisa y ya compartimos, dije, dos o tres eventos anteriores. El hombre del 9 de julio había puesto unos parlantes a los pies del teles, de modo que tuvimos concierto mientras duró. No bien miré a mi alrededor vi unos purretes ensortijados entre los juegos y los teles; hablé a uno de ellos y dije:

Hey, you know me?

El pibe de marras era nada menos que Santino, un pequeño gran astrónomo local que no se aleja de su origen más de 12 vueltas sobre su estrella. Santino me dijo, sí, Sergio. Es que a Santino y su hermano, así como a un fiel amigo, los conocí el año pasado, cuando les dejé usar mi increíble Newton de 200 morlacos de bocaza, el imprescindible Lumbre Pura, teles famoso si lo hay bajo los cielos de Dios.

Par de advenedizos, dije, vengan conmigo y ayúdenme. Y partimos hacia Quéchatitache, mi Kagoo 16 valves, para bajar el mencionado catadióptrico (Luz del cielo, el Meade azul descrito arriba, de 203mm y f10).

Armamos entre los tres (los niños y yo) el fabuloso Advanced Coma Free y le zampamos un ocus de morondanga, el plossl que trae de fábrica, un 26mm que, a la focal nativa, arroja sus interesantes 70 y chirolas de aumentos. Tomamos GPS y apunté a Sirio, pa´ que no escape sin una vista, el pichico. Las luces impedían el disfrute sincera de tamaño astro, pero peor es mirar crecer las flores desde abajo, como dijo alguien por allí.

Después de Sirio intenté ver la nube de Orión, y la mostré a los que allí había, Vanesa y Mónica de la Plata, los chicos, Felix y alguno más, pero el oeste estaba perdido, el Parque Cielos del Sur está en las afueras, sí, pero dentro del ejido. Por ello levanté a mi muchacho y lo puse de nariz al Dios, a Zeus, es decir, a Júpiter, quien por allí andaba, macilento, majestuoso, muy brillante como acostumbra. Júpiter es la antítesis de esa línea de Góngora: sombras suele vestir. Júpiter, si algo desconoce, son las sombras. ¡Cristo, cómo brilla ese marrano! Le metimos ojo con avidez y vimos sus cuatro lunas mediceas, las descubiertas por el pobre Galileo, a quién casi despluman por hacerse el sota con los reyes… de la iglesia.

En fin, júpiter dio que hablar en Luz del Cielo y es que este teles, el segundo en poderío dentro de mi escudería, sigue pagando a placé como el mejor. Tener un LX90 es algo grande, un lujo que también quiso el Roger que tuviera (el Roger es mi proveedor). Los chicos le dieron vueltas y cuando nos quisimos acordar, puf, teníamos que irnos, había que guardar todo e ir a cenar. Estas cosas suceden, a veces los organizadores caen, como ciertos gemelos astronautas, presos del tiempo.

En Oliva (un br concheto en pleno centro de Chivilcoy) conocí a Sebastián Musso, a Diego Bagú y a Andrea Sánchez Saldías. Los saludé y como andaban con hambre solo me dijeron, hum. Me fui para la otra punta de tan bella figura, el rectángulo de la mesa colectiva, y me senté al lado de Félix y de Daniel Della Valle, enfrente de Alejandro Olás y de Claudio Martinez, a dos sillas de Armando, a quién empecé a celar con énfasis pues le acababan de poner en la mano un deleitoso malbec, en una copa alta como los pilares de la creación. La comida que sirve el cheff es excelente, y sin embargo le hice honor a unas milanas con papas porque me tentó lo sátrapa de la fritanga. Por supuesto, una fritura no es una comida. Para bajar el mal paso tomé una copa del vinito que compartían Armando y Daniel -y no repetí aleccionado por algo que contaré enseguida- y terminé el plato con agua pues a las 8,30 del viernes debía estar en el colegio Nacional. De la noche solo resta una cosa: uno de los varones pidió cerveza y una de las jóvenes pidió compartirla. Es natural que las damas deseen compartir la cerveza pues más de un vaso es raro que toleren, mientras que los viejos recién titubeamos ante el fondo del segundo porrón. Pero hete aquí que el hombre de marras dijo:

Una sola cosa no comparto y es la cerveza, si querés una, pedila, que yo me tomo la mía…

Atónito quedé ante esta amable respuesta, dada por un desinteresado divulgador del cielo, hombre asiduo a las noches… estrelladas, sin duda. Le reconvine ipso facto, como es costumbre, granjearme enemigos enseguida:

Señor, le dije, me extraña de usted, que es capaz de compartir las estrellas de la noche y no una Stella… Todo quedó en risas y el tipo bebiéndose su espumosa y fría soledad.

A las ocho de la mañana me apersoné en el cole nacional, me esperaban dos alumnos destacados de Félix, quienes me ayudaron en lo que pudieron. Lo aquí sucedido me llevó a plantear a los pibes un viejo dilema: ¿Si el hombre educado es artífice de su destino, porqué la validez de las leyes de Murphy? Aunque llegué media hora antes al lugar de la charla, con mi proyector, mi pc, mi telescopio y mi persona, con respeto absoluto hacia los oyentes de la futura actividad, ¿por qué tuvieron que suscitarse complicaciones? 
En fin, después de idas y vueltas armamos el circo en un salón de 6to grado y brindamos una charla sobre los conceptos meridiana, cardinales, coordenadas celestes, estaciones, cielo nocturno, y algunos tópicos más, salpicados nomás, lo suficiente como para no aburrir a pibes de 12 años y dejarles algún concepto o idea nueva, o más clara en lo posible. Dos de estos chicos vinieron luego a las observaciones y se presentaron ante el teles, el sábado. Entonces les es dije, ¿Yo les di la charla?, No sé, dijeron ambos, e intervino la madre de uno de ellos, ¿Cuál es su nombre?, dijo, y yo, Sergio, Sí, dijo ella, Usted fue, ellos decían Sergio esto, Sergio lo otro; allí uno de los pibes cuchareó, Yo fui el que te preguntó por las estrellas y su muerte… pero esto ocurrió el sábado y todavía falta mucho decir del viernes.

La charla en el nacional terminó muy bien, con muchas preguntas de varios niños y niñas que me rodearon cuando los demás salieron al recreo. La preocupación de los infantes en el devenir del Cosmos es sincera, absoluta, imperativa. Todos quieren saber por qué la luna a veces se ve roja, por qué los soles nacen y mueren, por qué las estaciones, por qué las sondas a los planetas y la vida extraterrestre, en fin, cuánto más pequeño es un niño menos tiempo ha pasado con sus maestros… de modo que más saben, más se preguntan. El sistema educativo argentino -y ya me extenderé en esto- adolece falencias: la principal es la apatía en la que flota mucho de su plantel. Por supuesto que hay excepciones y en este viaje todas las maestras que me tocaron en suerte participaron de las charlas, hicieron preguntas y respondieron cuestiones de variada dificultad, pero el común ha perdido o nunca tuvo compromiso pedagógico, no le interesa nada que no tenga que ver con su salario y su hoja de planificación diaria, y, ¡ay con esas hojas! ¿Cómo puede un pedagogo sostener que ese es el modo de educar? Los grandes educadores, los verdaderos maestros creen en su aura y la aprovechan para contagiar la alegría y la avidez por el saber… y la corto acá, ya retomaré, por desgracia.

*(No quiero cerrar sin hacer mención a Simón Rodríguez, maestro de Bolívar, ministro de educación de su país, quién decía que los maestros debían ser elegidos solo por su capacidad de entusiasmar al niños, solo por su capacidad de preguntar, y ya bien aclaraba que estos eran bien pocos, entonces y ahora… pero ¿qué profesorado enseña la didáctica de Rodríguez?)

Del nacional, ya medio enfermo -porque afuera el frío era atroz y adentro del salón hervían las estufas (conveccionaban resulta algo rebuscado, verdad)-, me fui para el colegio 33. El nacional es un edificio de la puta madre, con salones altos como la arrogancia de un médico devenido sojero en un pueblito perdido de La Pampa. La escuela José León Suaréz de Chivilcoy, por el contrario, es una escuela hermosa, pequeña, con techos bajos, sin luz cuando llegué porque un colega estaba trenzado con sus cables, y el salón albergaba 30 sabandijas de variado calibre. Apenas entré, después de ser muy amablemente recibido por la directora, atenta al extremo, saludé a Celeste, la docente de lengua, y le di un beso. Uno de adelante soltó,

Jua jua, el grandote te tapa, seño.

A ver si ustedes que leen pueden hacerse una composición de lugar. El cielo, nublado; la luz cortada… ¿qué recurso le queda a un servidor?

La pizarra, claro; pero, dar una charla de astronomía hoy, en pleno retroceso Argentino, sin imágenes ni videos, con la garganta a la miseria, ¿con una simple pizarra, y con unos párvulos de temer? Uf, como Dilma, me dije, ¡aguantaré hasta el final!

Pedí unas tizas de colores y un vaso de algo caliente, Celeste me trajo al instante las calizas y dos minutos tardó en arrimarme un mate cocido humeante y unas rodajas de pan. Gracias, Celeste, gracias por tu escuela, tus chicos, tu dire, tu colega y tu mate cocido. Eso es valorar al recién llegado, al que viene no saben ellos a qué, ni con qué morrales. En el famoso Nacional me recibió la vice, amable, elegante, me dijo, Profesor…, le dije, no soy profesor, soy aficionado, sonrió incómoda, me dijo, qué bien, le dije, soy aficionado, sí, pero soy un viejo aficionado. Claro, claro, dijo ella, sonriendo, y sus obligaciones me la privaron.

En la León Suárez comencé preguntando qué constelación conocían, las tres marías, dijeron muchos, casi todos, entonces las dibujé en azul, orientadas como corresponde, y luego les indiqué cómo harían esa misma noche para ver la estrella más brillantes del cielo, mirando desde casa, la gran Sirio, el perro. Enseguida me puse a hablar de Egipto, país que todos conocían porque habían visto la peli Moisés, de modo que ya mezclé astronomía con los cultos a la tierra, la importancia que la astronomía tuvo al momento de sembrar, de esperar las crecidas y las inundaciones, y acá ya había dibujado en el pizarrón el horizonte que un faraón ve desde su tierra, una línea serrada por las pirámides, claro, de modo que ya los tenía a todos en el bolsillo.

Enseguida les hablé de ese hombre que fue Eratóstenes y la más simple de sus proezas, medir la Tierra. Por supuesto, pedí una hoja de carpeta. El niño que antes me había gastado fue el primero en ofrecerla, aunque muchas hojas me fueron alcanzadas. Después saqué de mi bolsillo unos alfileres con cabeza de color que siempre llevo conmigo, por lo que puta pudiere, decía mi padre, y entonces, les dije, Había en Egipto un tipo que no hacía nada, era un filósofo, todo el día tomando mate, se la pasaba, e invitaba a su casa a otro filósofo como él (acá estaría bueno hacer un estudio comparativo sobre lo que las diversas sociedades catalogan como vagos), 

los dos filósofos, les dije a los niños, se juntaban a la sombra de un olivo a tomar mate, hace 2000 años, y, como estaban al cuete, un día midieron el largo de la sombra del olivo. Como la verdadera amistad exige mutua entrega, el filósofo amigo, un año después de esa fecha, invitó a Eratóstenes a tomar unos mates a su ciudad, distante de la anterior. Allí acudió Eratóstenes, dije, en camello, y tomaron unos mates increíbles, y en un momento de su intenso hacer dijeron, ¡Pero!, ¡caracho!, este olivo da una sombra distinta del mío. Y así fue como midieron la Tierra, estos tipos, con el pretexto de juntarse a matear.

Mostré al sol de la ventana la hoja de papel arrancada de la carpeta, con sendos alfileres. Dejé la hoja plana y vieron todos los niños cómo ambas sombras eran idénticas. Curvé luego la hoja, como me lo enseñara el inmortal Carl Sagan, y vieron todos los niños cómo las sombras de sendos olivos proyectadas por un mismo sol un mismo día son diversas si la superficie del pobre planeta que pisamos es curva, es decir, una esfera en lugar de un plano.

Cuando todo iba de lo mejor sonó la campana y enseguida se iluminó el aula con ese fulgor de tubo. La luz había vuelto. De modo que los niños al recreo y yo a armar el proyector en un estar. Proyectamos contra una puerta corrediza y recibimos antes de empezar a los niños y niñas del otro sexto. Entre todos nos repantigamos en el piso y miramos imágenes de stellarium y fotos maravillosas de los astros ocultos en lo más negro del cielo. Vi a la dire hacer una seña a sus docentes, del tipo: ¡Mirá vos todos estos pibes acá, tan callados! A las doce tocó el final y vuelta los más curiosos a preguntar y preguntar. A todos invité para la tarde en el parque y despedido con gratitud me fui muy contento para Olivo, a almorzar el viernes.


Continuará.

Astronomía y escuela, Chivilcoy 2016.

Astronomía y escuela, 
Chivilcoy 2016.

Astronomía y Escuela, Chivilcoy 2016

                Durante los días 28, 29 y 30 de abril se desarrolló en Chivilcoy las III° Jornadas de Educación en Astronomía, organizadas por el profesor Armando Zandanel. Diversos profesionales y entusiastas de la astronomía y las ciencias contribuyeron con sus experiencias, charlas y talleres, los cuales fueron ofrecidos, a alumnos y maestros, en doce escuelas -primarias y secundarias-, en el centro universitario CUCh y en el parque temático astronómico Cielos del Sur. Hubo por supuesto observaciones del Sol y de estrellas y planetas.

En lo personal ofrecí 5 charlas, dos a sextos grados y tres a cuartos años de dos escuelas secundarias (Meridiana y Sol a Mente); complementé con tres jornadas observacionales, una del cielo nocturno y dos del querido cielo diurno, con foco en su ojo mayor.

Meridiana es una charla que parte de un supuesto sapiens que anda en medio de su sabana, en busca de alimento y guarida, y termina con la organización social horaria actual; la charla busca el origen y utilidad de conceptos geográficos, físicos y geométricos; estos últimos, astronómicos y tradicionales, es decir, euclídeos.

La charla Sol a Mente solo habla del Astro, de su naturaleza y estructura, del origen de la portentosa energía que radia. A su vez, explica el modo en que masa y energía interaccionan en el Cosmos, cómo vemos, cómo aprovechamos o sufrimos las diversas radiaciones. Termina esta charla con el origen supuesto y los posibles desenlaces de esas estructuras que llamamos estrellas.

Ambas charlas, en sus cinco puestas, han resultado entretenidas para mí y creo que para los alumnos y docentes que participaron. A modo de ejemplo digo que en uno de los colegios la actividad -prevista para 45 minutos- duró 2 horas (tanto repreguntaban y avanzábamos en las dramatizaciones de lo que sucede allá y acá, con los fotones) y, durante los recreos, los chicos, lejos de irse, recibían la compañía de los otros alumnos, los que tenían sus clases tradicionales y aprovechaban el momento de distracción en pispiar aquello que nosotros charlábamos.

Conocí en estas Jornadas gente de extremo valor, me encontré con amigos y amigas del cielo y tuve el mayor premio que un divulgador puede llegar a alcanzar, desde mi particular punto de vista, que a veces dista del tradicional supuesto, como bien sabe quién me conozca o lea desde algún tiempo atrás.

Por supuesto, mi gratitud a Armando Zandanel por confiar en este modo de hacer astronomía o ciencia en la escuela, y a los profesionales por tolerar que nuestros nombres figuren en una misma hoja.

Hasta la próxima.

Sergio Galarza.