Qué es proyecto sagitario?

Cursos de Iniciación a la astronomía.

Didáctica astronómica. Talleres de Ciencia.

Charlas, cursos, campamentos, observaciones grupales.

miércoles, 22 de junio de 2011

“Ella es tan linda…”Noche primera.

 “Ella es tan linda…”

Guía observacional de Óptica Elena y Candela Celeste.
“El cielo es la patria de todos”.
José Martí.

Noche primera.

Pocas cosas hay más hermosas que una noche estrellada. Los hombres siempre caemos rendidos ante su belleza. Así como nos reúne el fuego, así nos atrae el cielo.
Si queremos aprender y disfrutar de la más antigua de las ciencias, no perdamos un minuto y salgamos a la noche, con nuestros binoculares, con nuestro telescopio o simplemente con nuestras ganas de mirar: son suficientes.

Ahí está la cúpula del cielo, limpia de nubes, negra y profunda, llena de estrellas. Empecemos juntos un viaje de mutuo descubrimiento.
Para orientarnos utilizaremos dos recursos antiquísimos: la noción aproximada del punto por el que en apariencia sale el sol, y una de tus manos.

El sol sale sobre el horizonte Este (E), si dejas tu costado derecho allí tu cara dará al Norte (N), tu izquierda al Oeste (O) y la espalda al sur (S). Pronto verás que, como el astro, la mayoría de las estrellas se alzan por el E, ascienden hasta un punto elevado  en el cielo (cenit) N y se ocultan sobre el O. Este giro aparente es similar al que describiría la superficie de una pelota o una esfera que gire con un observador situado en su centro. Ese observador somos nosotros.

Ahora bien, los movimientos de una esfera que gira no se miden en centímetros -o en kilómetros- se miden en grados de ángulo. Un giro completo de una rueda -por ejemplo- es de 360º de ángulo. El giro completo de nuestro cielo –nuestra esfera- es el día, y su medida angular es 360º. Esta es una de las razones por la cual se ha dividido la jornada en 24 hs., porque 24 es submúltiplo de 360.
Haz una prueba, verifica cuantos grados se desplaza una estrella cualquiera en una hora. Comprobarás la equivalencia entre horas y grados de circunferencia.

Pero ¡vamos! No corras a buscar compás y semicírculo, tienes a ambos justo donde termina tu brazo: ¡la mano!

Cómo medir ángulos en el cielo: tras los pasos de Hiparco de Nicea.

Del horizonte al cenit hay ¼  de círculo, es decir 360º / 4 = 90º.
Necesitas ahora saber cuánto mide tu mano. Extiende el brazo con el puño cerrado de modo tal que quede horizontal al piso. Luego suma uno tras otro hasta que el puño apunte justo sobre ti. Por ejemplo, en mi caso, sumo 9 puños. Entonces: ¼ de cielo, 90º dividido 9 puños… cada puño mide: 90º / 9= 10º!!! Y cada uno de tus 5 dedos: 2º!!!!
Buenísimo, ya puedes medir ángulos en el cielo. Te basta con extender el brazo y contar cuántos puños o dedos separan a un astro de otro, o a un astro de algún punto de referencia. Hay otra medida muy usada, se logra con la mano abierta y los dedos extendidos: equivale a 20º .
El resto es sencillo, un techo, un poste, un árbol, cualquier punto sirve. Desde él mides cuánto dista de la estrella elegida. Una hora después repites la operación. Comprobarás que ese astro se ha movido equis cantidad de grados!!!!
Créeme, ya casi eres un astrónomo o una astrónoma.

Cada noche, al medir el cielo conviene tomar notas, dejar registro de tus observaciones para poder así compararlas en el tiempo. Debes aclarar la fecha y la hora de la observación, y hacia qué punto cardinal la efectúas, y cuántos grados mides: por ejemplo, si te mueves hacia el oeste o hacia el norte, si 20º o si 15º, etc.

Observaciones para una noche de verano:

Latitud 33ºS, longitud 61ºO.
11 01 2011, 22 hs local*. Casilda y alrededores.

El cielo de enero en el hemisferio sur es particular y hermoso. Cada noche se eleva sobre nosotros el brazo de Orión, una zona muy rica en objetos celestes propia de la galaxia que habitamos.

El brazo debe su nombre a la constelación de Orión –precisamente- la cual es muy clara, muy fácil de ver. Las tres marías son el cinturón del guerrero. Otras cuatro estrellas destacadas lo enmarcan, aportando sus hombros y sus pies.

La brillante estrella azul que está sobre las tres marías es Rigel (beta orionis) y este es el literal significado de la palabra: pie del gigante.
Ten en cuenta que el guerrero está cabeza abajo. Con las constelaciones ideadas por los pueblos del mediterráneo pasa esto, todas están al revés, pues los hombres parados en el norte ven el ecuador dado vuelta, invertido.
Aquí el primer dato histórico político, antes de que surjan complicaciones. La mayoría de las constelaciones que nombremos, fueron inventadas por antiguos pueblos del hemisferio norte. Nuestros hombres del sur también tenían sus constelaciones y sus nombres, pero estos fueron olvidados con ellos. Nuestros paisanos los indios poseían un saber tan apasionante como el saber que ahora enseñamos, el cual hemos heredado de los sumerios, egipcios y griegos –principalmente. Continuemos, si quieres saber esa otra historia, consulta en la Óptica o en el taller de astronomía Candela Celeste.

Hacia abajo, hacia el horizonte E, darás con Beteljause (alfa orionis), una estrella roja, muy brillante: es el hombro de Orión (en un principio, Beteljause significada “la mano de Jauze”, quien era mujer; los siglos modificaron su significado, lo masculinizaron). Ese brazo sostiene un garrote formado por otras dos débiles luces. Tal vez no sean visibles si estás en una zona muy contaminada. Se aprecian bien en cielos limpios.
Beteljause es una gigante roja, un sol moribundo; si estuviese en lugar de nuestro sol, abarcaría la órbita de Marte.

Mírala bien, cuánto brilla. Está cediendo parte de su masa al vacío. Si la observas con unos binoculares o con un telescopio, verás el halo de brillo que la rodea, está formado por esas capas de atmósfera estelar que escapa al infinito.
Volvamos ahora a las tres marías. Tres estrellas conocidas asimismo como los tres reyes magos. Sus nombres son otros, inventados por los sabios árabes. Nuestros ancestros americanos decían que estas (junto a otras) eran las huellas de un Choike fabuloso que había alzado su vuelo hasta el cielo, que allí había dejado sus pasos marcados para siempre. Bella historia.

Si ahora observas las tres marías con los binos o con el teles verás que el campo visual se llena de estrellas.
Guau. ¿Dónde estaban? ¿Por qué ahora son visibles y antes no?
Este es un tema apasionante que nos sumerge en la naturaleza misma de los astros. Todas las estrellas están ahí, pero unas las vemos y otras no, según su brillo o magnitud. Durante el día, el brillo de nuestra estrella Sol opaca al resto. Solo en las mañanas o en los atardeceres se llega a distinguir alguna estrella muy brillante (Por lo general es el planeta Venus el primero en aparecer y el último en apagarse. De allí el nombre estrella de la mañana con que a veces se le conoce. En la antigüedad se le llamaba Hésperos o Vésperos. Las palabras siempre cuentan viejas historias. Vespertino alude a la caída de la tarde, pues es cuando se veía el Vésperos).
Muchas estrellas son muy débiles o, siendo poderosas fuentes de energía, están tan increíblemente lejos que para ser visibles precisan de la ayuda de una lente.

Sigamos con Orión, con ese gigante. Si focalizas las tres marías, córrete hasta la primera de la derecha (E), Alnitak (zeta orionis) (el cinturón), y desde allí al sur; es decir, hacia arriba, unos 2º. Darás de lleno en la espada de Orión.
A simple vista verás un pequeño grupo de estrellas, un borrón blanquecino. Con los binos verás una nubosidad clara, y con un telescopio la Nebulosa de Orión en todo su esplendor.


Este fabuloso objeto tiene un nombre científico, además: M42.
M42 es un número de catálogo ideado por los astrónomos y corresponde a un esfuerzo por descubrir nebulosas hecho por un astrónomo de apellido Messier. Así se organiza mucho de nuestro saber. Homenajeando a viejos estudiosos. Otra foto en negativo, con una imagen más cercana a lo que ve nuestro ojo:

 

Messier no es el único catálogo o libro de estrellas que existe. M42 también tiene un número en el nuevo (y) general catálogo, el 1976. Puedes confeccionar tu propio catálogo, conforme vayas descubriendo y nombrando objetos astronómicos. Así M42 o NGC1976 son nombres de un mismo objeto celeste. Una impresionante nube donde se están formando estrellas jóvenes, y planetas que las orbitan.

Quién sabe. Acaso en esos lejanos planetas haya personas como tu, como yo, observando nuestro sol, pensando en si no habrá aquí también seres curiosos. Como sea, seguro que ellos no tienen esta guía de observación, la que aquí te deja en lo mejor de una noche de verano.
Hay cientos de objetos celestes esperando en cada noche del año. Puedes buscarlos por tu cuenta o recurrir a otras cartas o atlas estelares, mucho más completas. También tienes a tu alcance las sucesivas Guías de observación de Optica Elena y Candela Celeste. Por supuesto que ahí, en el cielo, también estarán los planetas y la hermosa Luna.

Espero que te hayas divertido y que hayas aprendido cosas nuevas. Pero lo que más ansío es que te sientas motivado a continuar, a seguir observando e investigando ese inmenso mundo, también nuestro.

Notas:
* Las cartas celestes anteriores se basan en el sistema de coordenadas ecuatoriales.
El horario y la fecha, por supuesto variarán conforme avance el año, solo debes adelantar levemente el horario de la carta para dar con la ubicación de la constelación conforme avancen los días. Las  posiciones de las estrellas adelanta casi 1º por día.

# El acimut (A) -en nuestro hemisferio- en realidad se mide desde el sur S hacia el oeste O, pero los programas a disposición para generar las cartas están erróneamente confeccionados por los hombres del norte. Paciencia.

Existen otros sistemas de coordenadas celestes. Serán explicados en sucesivas notas.

Hiparco de Nicea fue uno de los más inteligentes hombres de ciencia. Intentó, entre tantas cosas, medir la distancia a los cuerpos celestes por medio de ángulos.

Sergio Galarza
Didáctica astronómica
Taller de astronomía Candela Celeste.
1º de mayo 2345. Casilda. Santa fe.
Cel 03464 154 49 820.

Telescopios – Binoculares.
Bs. As. 2151. Casilda.
03464 422041 – 426350 - 424136

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada