Qué es proyecto sagitario?

Cursos de Iniciación a la astronomía.

Didáctica astronómica. Talleres de Ciencia.

Charlas, cursos, campamentos, observaciones grupales.

sábado, 4 de agosto de 2018

El Observador en el Centeno

El Observador en el Centeno
OJO CON EL TELESCOPIO...en Centeno
Hoy 3 de agosto se realizó en la Escuela Primaria N* 284, la jornada "Ojo con el telescopio", un programa del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, a través de la subsecretaría de Promoción Científica y Apropiación Social de la provincia de Santa Fe.

Anoche se realizó una nueva charla observación dentro del plan Ojo con el telescopio, destinada a la divulgación de las ciencias y en especial la astronomía, disponible para el territorio de la Provincia de Santa fe.

Así, aunque parezca increíble, cuando el Gobierno Macrista Nacional se repliega y con su hacer destruye el país, en Santa fe pujamos por una conciencia científica, por un pensar objetivo y solidario, que lleve a todos bienestar y prosperidad.


70 alumnos y alumnas del colegio Libertador San Martín participaron de la charla taller y de las observaciones. Asistieron invitados los alumnos del Primario Nocturno de Centeno.


Pudimos observar Marte, Júpiter, Saturno y Venus, en un desfile de maravilla que a todos emocionó.


Dispusimos de tres telescopios: un refractor 90 910mm, un Newtoniano de 200 x 1000mm, y un Catadióptrico de 203 x 2000mm.


Durante la charla, discutimos sobre la esfericidad de los cuerpos celestes, sobre la Gravedad, sobre las Supernovas, sobre el límite del Universo, sobre la teoría de Multiversos, sobre el estaillo de los mundos, sobre la posibilidad de exovida, sobre el número de soles, sobre el origen o Big Bang...



Fue una experiencia maravillosa para mí, pues conocí a gente entrañable como Juan Gufi, presidente Comunal de Centeno, y al grupo de Maestras que hacen todo por la educación de sus niños y niñas.


Muchas gracias, Centeno.






martes, 31 de julio de 2018

Geo Metría ¡A medir la Tierra!

Geo Metría

¡A medir la Tierra!



Geo Metría ¡A medir la Tierra! es una propuesta lúdico científica mediante la cual, en base a simples pasos observacionales, alumnos y docentes de diversas localidades de Santa fe, al compartir su hacer, logran calcular el diámetro terrestre. 

Geo Metría ¡A medir la Tierra! Es una clase que desarrolla contenidos de geometría, matemática, historia, geografía y astronomía. La misma implica tomar cota de las sucesivas alturas aparentes del Sol -desde el patio o terraza de la institución- durante una fecha cercana al equinoccio de primavera (en el hemisferio sur). La comparativa de las diversas alturas solares, obtenidas en latitudes extremas del territorio, proporcionará a cada escuela los elementos necesarios para poder calcular las dimensiones de nuestro planeta. Los conceptos históricos, matemáticos, geométricos y astronómicos, necesarios para completar la actividad, serán provistos por la organización.
          
 Las herramientas materiales que la actividad requiere son un palo o gnomon y un elemento unidad de medida. El palo como gnomon y un patrón cualquiera elegido como unidad de medida ejemplifican lo simple que puede ser hacer ciencia. La elección de la fecha es homenaje a Eratóstenes, el hombre qué, según a historia oficial, realizó la primera medida válida de la Tierra.
           
Terminada la observación y el registro de sombras (de cada colegio), se compartirán las cotas obtenidas (con el grupo total de instituciones participantes). Se solicitará un registro particular de la actividad, la unidad de medida elegida, la bibliografía utilizada, anécdotas, imágenes, modelos, referencias pedagógicas varias que hayan surgido o consideren de interés.


           
Se destaca la importancia en que participe un número de colegios para garantizar variedad en la latitud y longitud geográfica de los datos obtenidos, a fin de que cada grupo pueda comparar datos en la forma más sencilla posible (basados en latitud diferente, una misma longitud, y fecha de obtención de datos similar). Para solucionar el desafío, en colegios secundarios podrá aplicarse trigonometría; en colegios primarios resolveremos por medio de fracciones y regla de tres.

Por último, se compartirán los resultados y se entregarán menciones por la participación de cada escuela o colegio.

Geo Metría ¡A medir la Tierra! Una práctica educativa que se realiza mirando, preguntando, pensando, jugando. Porque nada más divertido hay que hacer ciencia bajo el sol.



Sergio Galarza.
Docente.

lunes, 23 de julio de 2018

Eclipse de Luna, 27 de Julio de 2018

El próximo 27 de julio de 2018 sucederá un eclipse de Luna, pero desde nuestra longitud geográfica podrá verse durante pocos minutos, muy cerca del horizonte, en los instantes en que Luna aparecerá, unos 17° al Sur del cardinal Este.

El eclipse será visto en una fracción mínima -desde nuestra zona- y no podrá observarse el fenómeno de Luna sangrienta o Luna de sangre, que se percibe cuando el eclipse visible es total.

Luna de sangre sucede cuando la luz del Sol es interceptada por la Tierra; sobre Luna se proyectan entonces, por el fenómeno físico de refracción, todos los amaneceres y atardeceres del Mundo, que suceden durante esos minutos. 

Los atardeceres amaneceres son rojizos pues la luz del sol, compuesta por seis colores - los colores del arco iris: rojo naranja amarillo verde celeste azul- sufre la dispersión gradual de frecuencias intensas al atravesar esta capas y más capas de atmósfera. se dispersan el azul, el celeste, el verde, el amarillo, acaso el naranja, y vemos el sol de color rojizo. esta luz, la luz rojiza de los atardeceres y los amaneceres, es la luz que alumbra por detrás de la Tierra, sobre su cono de sombra, baña la superficie Lunar, y la tiñe de rojo, de sangre.

Luna se mueve de Oeste a Este, al igual que Tierra, por supuesto, de modo que la zona bajo eclipse que veremos es la del Oeste de la imagen lunar.

Las imágenes que siguen generadas con el programa Stellarium:







miércoles, 18 de julio de 2018

El Infinto, de Pablo Bernasconi

El Infinto, de Pablo Bernasconi



El Infinito

Es
el manual de instrucciones
de la máquina
que hace funcionar
el sol y las estrellas

PB

El libro El Infinito poco tiene que ver con la astronomía teórica.
Pero el artista nunca decepciona. Las imágenes son hermosas y los pequeños párrafos con que las acompaña tienen el tenor del que arriba copié: un pensamiento, siempre libre, que expresa algo indefinible.

¿Por qué compro libros como este para mi biblioteca? 

Pues, porque amo los libros, y porque no pocos niños acuden a mi biblioteca. 

Si quiero que los niños y niñas que me rodean se inclinen a la ciencia, debo tener para ellos libros acordes a sus expectativas.
El Infinito, de Pablo Bernasconi es perfecto para ello.



sábado, 9 de junio de 2018

Taller de Astronomía de Chabás

Actividad del taller de Astronomía 
de la 
Comuna de Chabás
Observación de Júpiter en tránsito sobre Libra, rodeado de un rico campo de estrellas.
Alumnos y alumnas de 7, 8 y 9 años.












martes, 5 de junio de 2018

«Hay indicios de que la contaminación lumínica puede causar cáncer»

Emilio José Sánchez, catedrático de Fisiología Humana de la UC, asegura que «rompemos miles de años de evolución basados en el día y la noche y creemos que no hay consecuencias»


José Carlos Rojo

JOSÉ CARLOS ROJOSantander
Hace tiempo que quedó demostrado que dilatar la exposición a dispositivos electrónicos hasta altas horas de la noche puede producir trastornos del sueño, nerviosismo y ansiedad. Pero a medida que avanzan los estudios se demuestra que el impacto de la luz artificial en horas de oscuridad natural, en la noche, puede trastocar el reloj biológico hasta el punto de favorecer la proliferación de ciertos tipos de tumor. «Tiene su lógica. Si alteramos esos ritmos de día y noche, cambiamos el patrón de reproducción celular y ahí está la clave», destaca el catedrático de la Universidad de Cantabria Emilio José Sánchez (Valencia, 1949), autor del libro 'Hicimos la luz... y perdimos la noche', donde pone el foco sobre la multitud de enfermedades que desencadena la llamada polución luminosa.
-Lo correcto, entonces, es mantener la lógica del día y la noche.
-Hay muchos parámetros que han cambiado en estos 50 millones de años. El cambio climático, la disponibilidad de alimentos, la organización social, etc. Pero hay algo que permanece inmutable: el ciclo del día y la noche. Es lo que ha dado lugar a la aparición de diferentes tipos de animales, los diurnos y los crepusculares. Nosotros somos diurnos, tenemos actividad durante el día y disponemos de unos relojes biológicos que de alguna manera controlan eso.
«No es bueno permanecer hasta altas horas viendo la televisión, o pegados al móvil o la tableta»
-¿No tiene nada que ver con la cultura?
-Cuando nos levantamos, por las mañanas, la presión arterial sube. Es una respuesta que se produce una hora antes de levantarse. Un proceso automático. Digamos que el cuerpo tiene un plan de trabajo. Si todos los días vas a comer a las 15.00 horas, tienes el aparato digestivo preparado para eso.
-¿Ese reloj biológico está en el cerebro?
-Todos los órganos tienen un sistema dedicado a ello, pero el central, el jefe, que los coordina a todos, está en el hipotálamo. Se identificó hacia el 1750, pero no se le hizo mucho caso hasta los años sesenta. Lo descubrió un monje que comenzó a experimentar con una planta que abría sus pétalos por las mañanas y los cerraba durante la noche. Encerró la planta en un armario y contempló que mantenía el mecanismo. Para nosotros, el problema es que nos hemos regido por esa lógica del día y la noche durante miles de años y ahora, en menos de cien años, que es como un milisegundo en tiempo de evolución, hemos cambiado estas pautas con el descubrimiento de la electricidad.
-Y según dice tiene sus peligros...
-Lo notamos muy bien cuando sufrimos el jet lag. Eso nos sucede porque alteramos el reloj interno. Ahora a diario recibimos señales que son capaces de alterar nuestro reloj biológico. A esto lo llamamos 'cronodisrupción' y cada vez se demuestra con más datos que tiene consecuencias sobre nuestra salud.
-Habla incluso de cáncer...
-A largo plazo puede incidir en la aparición de cáncer de mama. Hasta tal punto de que en algunos países ha comenzado a considerarse enfermedad laboral. En Dinamarca, por ejemplo, hay mujeres a las que se les ha pensionado porque han desarrollado un cáncer de mama tras pasar un mínimo de 20 años trabajando en puestos donde estaban expuestas a luminosidad en la noche.
-¿Cómo se explica el desarrollo de esta enfermedad en estas condiciones?
-Faltan muchos estudios para concretar más la relación causa-efecto. Nosotros lo que hemos demostrado en nuestro departamento es que ratas con tumores de mama desarrollaban mucho más rápido el tumor si eran sometidas a polución luminosa. También hemos demostrado que para la misma ingesta de calorías desarrollaban más peso. Tiene una relación sencilla. Es ese reloj interno el que controla cuestiones tan importantes como el ciclo de reproducción celular. Tiene toda lógica.
-Ante esta situación sólo queda tomar precauciones.
-Lo más seguro es estar sometidos a luz natural cuanto más tiempo, mejor. Y respetar las noches. No es bueno permanecer hasta altas horas viendo la televisión, o pegados al móvil o la tableta. Esto puede inhibir la producción de melatonina y es el desencadenante del insomnio y estas otras afecciones que hemos hablado.
-También existen diferentes tipos de luz artificial. No es lo mismo el led que la bombilla tradicional.
-La luz azul es la más estimulante. Hay estudios que avanzan que lo idóneo es que las luces de los coches sean azules, porque mantienen la alerta. Sin embargo es precisamente la peor luz si queremos iluminar la noche. Investigadores de diferentes universidades están desarrollando filtros para cribar ese componente azul de la luz.
-Algunos móviles tienen un modo noche que sirve para reducir el brillo y cambiar el tono de la pantalla hacia el amarillo.
-Y hay programas de ordenador que también hacen lo mismo. El objetivo es filtrar ese componente de la luz.

viernes, 25 de mayo de 2018